¿Qué aportará China a América Latina?

Hoy compartimos una entrevista hecho por Claudia Boragni con tres eonomistas especulando sobre los riesgos y las oportunidades generadas por el exponencial crecimiento económico de China para Latinoamérica. ¡Vale la pena leerlo!

West meets East G20 KoreaChina está cambiando el mapa de la economía mundial. Desde que inició su proceso de reformas económicas en 1978 su tasa de crecimiento promedio anual ronda el 9 por ciento. Es la sexta economía más grande del mundo y el mayor receptor de inversión extranjera directa desde 2002. En muchos aspectos se asemeja a los países en desarrollo pero en otros es una típica economía industrializada. Una de sus principales debilidades es la falta de separación entre Estado y mercado, de allí que algunos observadores estiman que los regímenes de regulación financiera y de capitales, y las normas para la inversión extranjera y el comercio internacional, serán el verdadero campo de batalla en el que se librará la competencia entre China y los países de América Latina.

“BIDAmérica reunió a Robert Devlin, subgerente del Departamento de Integración y Programas Regionales, a Antoni Estevadeordal, Economista Principal de Comercio, co-editores con Andrés Rodríguez de “El resurgimiento de China: Oportunidades y Desafíos para América Latina y el Caribe”, y a Eduardo Lora, Asesor Principal del Departamento de Investigación del BID, con el objetivo de analizar las implicancias estratégicas que tendrá el crecimiento exponencial de la economía china para el resto del mundo y, especialmente, para los países de América Latina.

BIDAmérica: ¿Qué factores explican estas tasas de crecimiento de la economía china?

Lora: La base del crecimiento de China es que puso en acción las fuerzas del mercado que estuvieron largamente reprimidas. Lo hizo, básicamente, mediante el tránsito de la población desde actividades muy improductivas en el sector rural hacia actividades más productivas, como las manufacturas, que encontraron una salida en los mercados internacionales. Esa es la base del crecimiento de China. Claro que es un país de ingresos muy bajos y eso indica costos laborales muy bajos.

Devlin: Creo que en China se han dado varios factores: la inserción de reformas de mercado en una economía muy retrasada que, por sí mismas, crean una dinámica de crecimiento; una política con altas tasas de ahorro e inversión, atracción efectiva de inversión extranjera directa, y una política industrial y tecnológica que, si bien tiene ineficiencias, muestra su vocación de promover una estrategia de largo plazo.

Estevadeordal: China comparte muchas de las características del modelo de desarrollo que ha caracterizado a varios países del Este Asiático, aunque con algunas diferencias importantes debido al tamaño de la economía y a la propia evolución de su sistema económico. En este sentido es importante resaltar que más importante que las políticas per se (por ejemplo, la apertura externa; las políticas activas educativas y de desarrollo tecnológico; o las facilidades de acceso a crédito barato, etc.) ha sido la forma como éstas se han implementado, combinando nuevas políticas de economía de mercado con instituciones económicas del pasado y, al mismo tiempo, introduciendo estas políticas de forma paulatina, experimentando y aprendiendo a medida que se iban consiguiendo resultados.

BIDAmérica: ¿Qué otras diferencias separan a China de sus países vecinos?

Devlin: China usa mucho más inversión extranjera directa que Japón y Corea del Sur, que son los modelos iniciales de éxito. Japón puso mucho énfasis en la autonomía económica, y así no estableció muchos incentivos para la inversión extranjera directa. China ha sido mucho más receptiva, en parte, por tratarse de una economía muy atrasada.

BIDAmérica: ¿Es China un modelo exportable?

Lora: Yo diría que no. Claro que hay algunos elementos que son exportables como la prioridad que ha dado a la producción para la exportación en economías que no tienen mucho mercado interno. También la importancia que ha dado a la inversión extranjera directa y el apoyo al desarrollo de la ciencia y la tecnología que complementan esa inversión. Entre las cosas no exportables está la movilización de recursos de los sectores de baja productividad a los de alta productividad. En América Latina la gente ya se movilizó y los diferenciales de productividad o ingreso, incluso entre los sectores formales e informales, no son muy altos. Lo que posiblemente tampoco es exportable a América Latina es el énfasis puesto en ciertos mecanismos centralizados de decisión para crear incentivos.

Devlin: China es un caso particular en muchas dimensiones, como su régimen de partido único y su escala. Pero de todas maneras hay algunas cosas que pueden dar lugar a reflexiones. Por ejemplo, la importancia que da al ahorro y la inversión, especialmente en infraestructura. Ha cuidado mucho los ciclos económicos y combinado las políticas de corto plazo con estrategias de más largo plazo, no sólo en el nivel del gobierno central sino en el de localidades y empresas. Esto en un mundo globalizado puede ser útil. También su hincapié en la educación superior y la ciencia y la tecnología son notables. Uno no puede copiar a China porque es bastante única pero tiene elementos de éxito que pueden dar lugar a la reflexión para que América Latina compita mejor en el mundo.

BIDAmérica: ¿Qué factores internos y externos podrían hacer peligrar la continuidad del crecimiento de China?

Devlin: La transición política; es decir, cómo manejar la demanda para la libertad de acción y expresión que inevitablemente crece con el desarrollo del mercado; el mercado financiero, que tiene importantes pasivos con carteras vencidas, y el coeficiente de ingresos rurales y urbanos que es peor que en 1978. China redujo la pobreza, sus exportaciones crecen muy rápido, cubre un abanico tecnológico amplio, pero en ese marco hay muchas tensiones y serios problemas de inequidad del sistema. Pero, por otra parte, ha hecho importantes reformas de mercado, tiene un colchón muy grande para cubrirse por posibles problemas, por ejemplo tasas de ahorro y reservas internacionales muy altas, poco endeudamiento externo y una cuenta de capitales que no está propiamente abierta y así es menos vulnerable a los vaivenes del mercado. Sus autoridades han demostrado mucho talento en navegar las aguas de la transformación rápida y la mayoría de las proyecciones indican que su crecimiento anual será de entre 7 y 8 por ciento en los años próximos.

Estevadeordal: Otro factor fundamental son los desequilibrios territoriales y sectoriales. China tiene zonas de muy rápida industrialización, con gran capacidad de atracción de inversión y desarrollo de infraestructura, amplificando la divergencia con zonas del interior del país. Estos desequilibrios también se reflejan en sectores productivos, donde el sector exportador es el gran ganador comparado con otros. Estos desequilibrios producen mayores desigualdades sociales, un tema que preocupa crecientemente a las autoridades chinas sobre todo por sus posibles consecuencias de carácter político. También es importante señalar que la política industrial tan activa hoy día en China puede enfrentar limitaciones importantes en el futuro, lo que implicaría cambios de política sustanciales. Existen por tanto numerosos interrogantes sobre el futuro de China.

Lora: En China hay riesgos relativamente inmediatos que, paradójicamente, son fruto de sus fortalezas, como el riesgo financiero. Las altas tasas de ahorro e inversión se han convertido en un arma de doble filo porque en algunas zonas no hay posibilidades de consumo; a su vez, el mercado financiero recibe enormes cantidades de recursos para proyectos que no funcionan y nadie sabe hasta cuándo va a durar eso. Los malos créditos pueden ser problemas enormes si la economía llegara a pararse. Otro riesgo que es fruto de sus fortalezas de ahorro e inversión es precisamente su acumulación de reservas internacionales, que le da al país una enorme fortaleza externa y lo pone bajo presión de Estados Unidos, ya sea para que deje apreciar la moneda o para que restrinja las exportaciones.

BIDAmérica: A pesar de esta presión, China hasta ahora se ha resistido a apreciar su moneda. ¿Por qué?

Devlin: Es muy difícil decirle a China lo que debe hacer. Los observadores de este proceso dicen que China hará el ajuste a su manera y yo dudo que vaya a ser un ajuste muy grande.

China, por razones obvias, tendrá que flexibilizar su moneda porque el tipo de cambio fijo por 10 años está creando presiones internas importantes y ellos mismos, por sus propias necesidades, tienen que buscar una salida. Por otra parte, una reevaluación abrupta y grande podría crear perturbaciones, afectar negativamente la capacidad de absorber mano de obra del campo y, probablemente, no tendría gran efecto sobre el balance comercial de Estados Unidos.

Lora: Es interesante poner en perspectiva el sentido de la presión que se le está poniendo a China. China representa más o menos 10 por ciento del comercio internacional de Estados Unidos con lo cual por más grande que sea la apreciación que haga no le va a resolver el problema del déficit comercial. Si China hiciera una devaluación del 20 por ciento o 30 por ciento no cambiaría el déficit de Estados Unidos. En cambio, si China hiciera una apreciación importante y efectivamente redujera su superávit de cuenta corriente y su ritmo de acumulación de reservas internacionales le crearía a Estados Unidos un problema de financiamiento. Estados Unidos está proponiendo algo que sería contrario a sus propios intereses pero lo hace simplemente por una cuestión política. El año pasado, en China la acumulación de reservas fue de 200.000 millones de dólares y el déficit externo de Estados Unidos de 700.000 millones de dólares.

Estevadeordal: Una apreciación puede tener un efecto negativo en el crecimiento exportador y, por lo tanto, en el empleo. Pero este efecto puede ser mucho menor en el contexto de la economía China dado los bajos costos de mano de obra. Hay que considerar también los impactos de una apreciación sobre la conducción de su política monetaria y los balances del sistema financiero, cuyos efectos podrían ser mucho más importantes que el impacto del tipo de cambio en el sector real de la economía. Hay que tener en cuenta que las presiones externas para una revaluación están en parte originadas por consideraciones de tipo doméstico-proteccionistas, justificándose de esta forma la implementación de barreras comerciales a la entrada de productos chinos, ante la inmovilidad de la política cambiaria en China.

BIDAmérica: ¿Qué consecuencias tendría para América Latina una apreciación de la moneda china?

Lora: No sería una maravilla para América Latina. Si hubiera una apreciación no creo que llegue al 10% y eso no tendría prácticamente ningún beneficio para América Latina. En cambio, sí podría traer un efecto negativo si hay un problema de financiamiento de parte de Estados Unidos. O sea que la apreciación de la moneda no le conviene ni a América Latina ni a Estados Unidos.

BIDAmérica: Desde el punto de vista político, algunos sostienen que la ambición china de convertirse en una gran potencia mundial ha sido sustituida por el objetivo anunciado en Beijing de un surgimiento pacífico. Pero también están quienes creen que China espera que su desarrollo económico le provea las bases para una futura hegemonía mundial. ¿Ustedes que opinan?

Lora: Mi impresión es que la estrategia comercial de China es de buenas relaciones comerciales. Podría dar guerras comerciales y no lo hace. Puso pequeños impuestos a la exportación de confecciones para demostrar que está en una buena relación y que entiende la sensibilidad política de Estados Unidos. Por esa vía uno no podría esperar que vaya a desatar una guerra comercial. Si alguien la llegara a desatar sería Estados Unidos. Con Asia hay raíces profundas de comercio. Eso contrasta mucho con su postura política en otros temas en donde le conviene al Partido Comunista jugar con las sensibilidades políticas que tienen los chinos hacia Japón y Taiwán. Eso también es un arma de doble filo, que es muy interesante. Creo que se vio recientemente esa cantidad de manifestaciones que se dieron en que los chinos empezaron a reaccionar sobre gestos de los japoneses. Está también el tema de la posición que está buscando Japón en el Comité de Seguridad de las Naciones Unidas.

Devlin: Con su éxito y su pragmatismo que se destaca mucho en su política comercial, China está entrando cada vez más con su visión geopolítica y su nacionalismo. Son muy pragmáticos pero también tienen temas que desatan mucha emoción, por ejemplo Taiwán. Creo que su ambición geopolítica va a expresarse más fuertemente en Asia y tendría una presencia creciente en América Latina.

Estevadeordal: Históricamente, estos grandes procesos de revolución industrial y de modernización económica van acompañados de otros de hegemonía política mundial y regional, como ocurrió con Gran Bretaña, Estados Unidos, Japón y, ahora, muy probablemente con China.

BIDAmérica: ¿En qué se beneficiará América Latina del resurgimiento económico de China?

Lora: Creo que América Latina se ha beneficiado y se va a seguir beneficiando del resurgimiento de China porque implica una ampliación del comercio mundial y un motor del crecimiento. Lo que uno ve es una gran compatibilidad de intereses en lo comercial. América Latina espera grandes inversiones de China que aún no se han concretado porque China no ha sido inversionista internacional. Creo que eso va a atraer muchas posibilidades de negocios.

Devlin: Hay ventajas que son obvias. Cuando la economía china crece, demanda más y esta demanda se diversifica tanto en bienes como en servicios. China también va a invertir más en el exterior, tanto para tener acceso a los insumos para su máquina productiva, como para impulsar la creación de empresas multinacionales chinas. La otra ventaja es que la experiencia china va a estimular una reflexión en América Latina sobre las ventajas de tener objetivos políticos de largo plazo.”

Para la entrevista en original, haz click aquí

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s